El paso de la Virgen de Fátima por la Diócesis de Villarrica

Del 21 al 28 de octubre, la Diócesis de Villarrica acogió la imagen peregrina de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, venida directamente desde su santuario en Portugal gracias a la iniciativa “Misión Fátima Chile”.

 
Miércoles 06 de Noviembre de 2019
Las distintas comunidades parroquiales, repartidas en los decanatos Norte, Centro, Costa, Cordillera y Sur, fueron testigos de esta anhelada visita de la Santísima Virgen, coronada por la consagración de nuestro pueblo a su Inmaculado Corazón.

Día I: Padre de las Casas, Vilcún, Cherquenco, Cunco, Boroa

El recorrido comenzó el lunes 21 de octubre en la comuna de Padre de las Casas, donde la imagen fue recibida en la Parroquia San Antonio donde se celebró la Eucaristía. Luego, llegó hasta Vilcún donde visitó una comunidad rural y la Parroquia San Francisco. Más tarde visitó Chequenco, donde pasó por la capilla San Patricio y luego por la Parroquia San José. En todas estas estaciones los fieles saludaron a la Madre de Dios con el rezo del Santo Rosario y entonando a una sola voz el Himno del 13 de Mayo.

Durante la tarde la imagen de la Virgen de Fátima llegó hasta Cunco, donde fue escoltada por huasos hasta la parroquia Inmaculada Concepción. Allí los fieles de Cunco y Melipeuco la esperaban entre cantos y rosarios. La celebración culminó con la Santa Misa.

La siguiente estación fue la Parroquia San Francisco de Padre de las Casas, donde la llegada de la imagen sufrió un retraso de 3 horas debido a las barricadas que se levantaron en la ruta. Pese a esto, la comunidad permaneció en el templo parroquial a la espera de esta ilustre visita. A las 23:00 horas, hacía ingreso la imagen de la Virgen, ante la emoción de los fieles que la saludaban con pañuelo en alto, cantos y oraciones. A Ella consagraron sus corazones y como símbolo de ello extendieron cintas que iban desde la imagen hasta las manos de cada uno de sus hijos.

La última estación de la jornada fue Boroa junto a las Misioneras Catequistas, quienes recibieron con alegría la imagen de la Virgen de Fátima en el marco de sus 90 años de fundación. Sin importar que ya fuera de madrugada, las hermanas y los fieles quisieron coronar esta visita con la Santa Misa, presidida por el P. Cristian Rivera, sacerdote custodio de la imagen en nuestra diócesis.

Día II: Boroa, Puerto Saavedra, Puerto Domínguez, Teodoro Schmidt, Toltén

La jornada del martes 22 de octubre comenzó temprano con la visita de la Virgen de Fátima a las escuelas misionales de Boroa, donde los niños entonaron el himno del 13 de mayo, rezaron y la despidieron con un baile de cueca.

Después del encuentro con sus hijos más pequeños, la imagen tomó destino a la comuna de Puerto Saavedra. En la ruta, distintas comunidades mapuche salieron a su encuentro con rogativas, saludándola con flores y globos blancos.

Ya en Puerto Saavedra la Virgen de Fátima encabezó una procesión por la comuna, pasando por la Escuela San Sebastián, la Ilustre Municipalidad y la caleta de pescadores. Su visita culminó con la Eucaristía en el templo parroquial del Sagrado Corazón de Jesús, para luego continuar su peregrinación continuó por Puerto Domínguez.

Por la tarde, la Virgen de Fátima se reunió con sus hijos de Teodoro Schmidt. Allí la recibieron con una procesión hasta el templo parroquial de Cristo Rey, donde celebraron la Santa Misa. Luego de la veneración a la Santísima Virgen María, los fieles despidieron a la Madre con tres “patitas” de cueca y un gran aplauso de agradecimiento.

La última estación de esta jornada fue Toltén, donde fue recibida con una procesión, Eucaristía y posterior veneración a su imagen. En cada una de estas estaciones, los fieles elevaron el acto de consagración al Inmaculado Corazón de María, poniendo bajo su intercesión sus vidas y sus familias.

Día III: Freire, Pitrufquén, Gorbea, Loncoche, Lanco, San José de la Mariquina

En su tercera jornada de peregrinación, miércoles 23 de octubre, Nuestra Señora del Rosario de Fátima llegó hasta la parroquia San Sebastián de Freire, donde los fieles celebraron su visita con la Santa Misa. Luego de recibir un homenaje de parte de Bomberos de Freire, la imagen mariana emprendió rumbo a Pitrufquén.

Allí, fue recibida por la banda del Colegio de las Madres Dominicas en una procesión hasta la plaza de Pitrufquén, donde la esperaban los demás alumnos junto a la comunidad parroquial de San Juan Evangelista. El encuentro comenzó con una rogativa mapuche, seguida de una oración y reflexión sobre el mensaje de Nuestra Señora de Fátima.

El siguiente destino fue la Parroquia Santa María Magdalena de Gorbea, donde los fieles recibieron a la Virgen entre cantos y aplausos. Ya en el templo parroquial rezaron el Santo Rosario y se consagraron a su Inmaculado Corazón.

Luego fue el turno de Loncoche, donde los hijos recibieron a la Madre con júbilo y en torno al Santo Rosario. Allí hubo un momento de veneración y depositaron a los pies de la Virgen una caja con numerosas intenciones. Lo mismo hicieron sus hijos de Lanco, en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes.

La jornada terminó en San José de la Mariquina, donde la Virgen de Fátima encabezó una procesión por las principales calles del centro. Luego de un momento de veneración, se llevó la imagen hasta la Capilla de Adoración Perpetua donde pasó la noche… junto a su Hijo.

Día IV: Máfil, Purulón, Malalhue, Panguipulli

El jueves 24 de octubre la Virgen comenzó su itinerario en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Máfil, donde la alegría de los niños marcó particularmente este encuentro. Allí se celebró la Eucaristía y la consagración de la comunidad parroquial al Inmaculado Corazón de María.

Pasado del mediodía la imagen llegó hasta la parroquia y templo patrimonial de la Santísima Trinidad de Purulón, donde los fieles agradecieron a la Virgen su visita con el rezo del Santo Rosario. Luego, fue recibida en la Parroquia San José Obrero de Malalhue, con una Misa presidida por el Obispo Emérito de Villarrica, Mons. Sixto Parzinger, y posterior procesión por la calles de la ciudad.

Más tarde fue el turno de la comunidad parroquial San Sebastián de Panguipulli, donde fue recibida en primer lugar por la comunidad de Melefquen y luego por la comunidad de Huellahue. En la ruta, la Virgen fue homenajeada por bomberos mientras se formaba una caravana de vehículos que la escoltaron la parroquia San Sebastián, donde a la luz de las velas la esperaban cientos de fieles para celebrar juntos la Eucaristía y luego venerar su imagen.

Día V: Panguipulli, Lican Ray, Villarrica

El viernes 25 de octubre, la comunidad de San Sebastián de Panguipulli despidió a la Virgen de Fátima con una Hora Santa y posterior procesión por la plaza de la ciudad, marcada por la presencia de estudiantes y profesores. Con esta despedida llena de gratitud, la imagen mariana partió rumbo a Lican Ray.

Al entrar a Lican Ray, los bomberos rindieron homenaje a la Santísima Virgen y luego los fieles la acompañaron en procesión hasta el templo parroquial de San Francisco. Allí celebraron la Eucaristía y el P. Cristian Rivera consagró la bandera de Chile al Inmaculado Corazón de María. Todo terminó con la veneración a su imagen.

La siguiente parada fue la ciudad de Villarrica. La primera estación fue el Obispado de Villarrica, donde fue recibida por nuestro obispo, Mons. Francisco Javier Stegmeier, quien agradeció a la Madre y Reina de la Paz su visita en estos momentos difíciles que vive el país. También fue ocasión para los presentes de elevar su oración y venerar su imagen.

Luego, fue el encuentro con la comunidad parroquial del Sagrado Corazón de Jesús, quienes llevaron la imagen al hospital de Villarrica para que los pacientes y personal médico pudiesen vivir un encuentro íntimo con Jesús Consolador por medio de la Santísima Virgen.

Tras esta emotiva visita, la imagen fue llevada a la Capilla Sagrada Familia donde muchísimos fieles la esperaban para la celebración de la Eucaristía. Finalmente, fue recibida con júbilo en la Parroquia San Francisco de Villarrica donde también se celebró la Santa Misa y hubo momento de veneración.

Día VI: Villarrica, Congreso Mariano

Al día siguiente, sábado 26 de octubre, la imagen de Nuestra Señora del Rosario de Fátima visitó el Colegio Alberto Hurtado con ocasión del XIII Congreso de las Familia. Luego, fue llevada hasta la cárcel de Villarrica, donde Mons. Stegmeier celebró la Eucaristía junto a un grupo de internos y la comunidad del Camino Neocatecumenal que catequiza en este centro penitenciario.

Tras el emotivo encuentro con los reclusos, la imagen de la Virgen de Fátima llegó al Colegio de Humanidades del Sagrado Corazón de Jesús, donde fue recibida por las comunidades del Camino Neocatecumenal. Allí se celebró la liturgia “Kerygma de los tres ángeles”, la que culminó con un momento de veneración.

A eso de las 18:00 horas se dio inicio al 40º Congreso Mariano con una procesión encabezada por la imagen peregrina de la Virgen de Fátima, desde el Obispado hasta la Catedral de Villarrica. Allí, un grupo de estudiantes del Colegio Alberto Hurtado presentaron un teatro sobre las apariciones de Nuestra Señora a los pastorcitos de Fátima y un canto de homenaje a la Santísima Virgen.

La jornada concluyó con la Eucaristía presidida por Mons. Stegmeier. Tras ello, la imagen de la Santísima Virgen fue llevada hasta la Capilla de Adoración Perpetua del Obispado, donde pasó la noche junto a su Hijo.

Día VII: Congreso Mariano

La jornada del domingo 27 de octubre estuvo dedicada en su totalidad al 40º Congreso Mariano, celebrado en la Catedral de Villarrica y hasta donde llegaron cientos de personas desde distintos lugares de dentro y fuera de la diócesis.

La actividad comenzó con una Hora Santa y charla del P. Héctor Ramírez sobre el mensaje de Fátima. En la ocasión, el P. Ramírez explicó el sentido profundo que tienen las palabras de la Virgen para el aquí y ahora de nuestra existencia, al mismo tiempo que invitó a los fieles a sumarse al proyecto “Mater Fátima”, que se resume en un rosario mundial ofrecido por:

    La paz en el mundo, por el Santo Padre y por el fin del aborto.
    La conversión de los pobres pecadores.
    La reparación de los corazones de Jesús y María.
    La conversión de Rusia.
    Las almas del Purgatorio.


Este rosario ya se rezó el pasado 4 de abril de 2019 para el centenario de la muerte de de San Francisco Marto y se volverá a rezar el próximo 20 de febrero de 2020, para los cien años de la pascua de Santa Jacinta Marto (para más información visite www.materfatima.org).

Luego de la Hora Santa, Mons. Sixto Parzinger celebró la Eucaristía con un templo lleno. En esta ocasión, volvió a realizarse el despliegue de cintas desde la imagen de la Virgen hasta los fieles como símbolo de la oración confiada de los hijos a su Madre. Acto seguido, se dio inicio a una gran procesión en dirección a la gruta de Lourdes ubicada en la entrada de la ciudad de Villarrica (puente viejo).

Bajo un cielo despejado, entre cantos y oración, los fieles llegaron hasta la gruta. Allí, Mons. Stegmeier coronó la imagen y todos elevaron un acto de consagración al Inmaculado Corazón de María, a nombre del pueblo de Dios que peregrina en la Diócesis de Villarrica.

Ya de regreso en la catedral y luego del espacio para el almuerzo, se dio lugar al acto de consagración particular de un grupo de fieles al Inmaculado Corazón de María. Como símbolo su promesa, cada uno recibió una medalla de la Virgen y un diploma que consigna la fecha en que dieron este importante “sí”.

También se realizó el traspaso de la imagen peregrina de la Virgen a la comunidad de Panguipulli. Esta será su nueva ruta luego de haber recorrido durante todo un año el territorio parroquial de la Parroquia San Alberto Hurtado de Quilicura (Santiago).

El 40º Congreso Mariano concluyó con la veneración de la imagen de Nuestra Señora de Fátima, en un clima de sentida oración y gratitud. La última visita de la jornada fue al Seminario Mayor San Fidel, donde los seminaristas hicieron vigilia de Adoración al Santísimo junto a la Madre del Señor durante toda la noche.

Día VIII: Pucón, Quepe, Metrenco

En el último día de peregrinación por nuestra diócesis, lunes 28 de octubre, la imagen de la Virgen de Fátima visitó el territorio parroquial de Santa Cruz de Pucón. La primera estación fue el Monasterio de las Clarisas Capuchinas, donde se celebró la Eucaristía con una capilla colmada de fieles y con las hermanas que desde el otro lado de la reja pudieron venerar la imagen de Nuestra Señora.

Antes de dejar el monasterio, algunos grupos de jóvenes de distintos colegios de Pucón rindieron homenajes a la Santísima Virgen: unos pies de cueca, una danza mapuche y una hermosa canción mariana.

La segunda visita fue al Hospital San Francisco, donde pacientes y personal médico recibieron a la Virgen con pañuelos blancos, cantos y oración. Luego fue el turno del Colegio Nuestra Señora de Fátima, donde los alumnos esperaban a la Virgen con pancartas de saludo y entonando el “Alégrate María” en su honor. Un grupo de estudiantes hizo una representación sobre el encuentro de la Virgen con los pastorcitos de Fátima, otro grupo de estudiantes, bailarines de cueca, homenajearon a la Madre con el baile nacional, y otros alumnos la despidieron con el himno del colegio dedicado a esta advocación. La visita a Pucón concluyó con la Eucaristía celebrada en la Parroquia Santa Cruz.

La penúltima estación de su peregrinación fue la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Quepe. Allí, bajo la lluvia, los fieles recibieron emocionados la imagen de la Santísima Virgen María, la que llevaron en procesión hasta el templo para rezar junto a ella el Santo Rosario.

Terminada su visita en Quepe, una caravana salió en procesión hasta el Santuario de Nuestra Señora del Tránsito de Metrenco. Allí, Mons. Sixto Parzinger presidió una sentida Eucaristía de clausura de la peregrinación de la Virgen de Fátima por nuestra diócesis. Llegado el momento de la despedida, los fieles confiaron a la Madre y Reina de la Paz sus intenciones personales y al país entero, para que Ella secunde sus pasos en pos de la unidad y reconciliación.

Con un corazón agradecido, la Virgen de Fátima se despidió de nuestra diócesis en el Santuario de Metrenco. Desde allí partió la última comitiva rumbo a la Catedral de Los Ángeles, donde entregaron la imagen a esta diócesis hermana ante una multitud de fieles que la esperaban.

La Diócesis de Villarrica agradece a la organización Misión Fátima Chile por considerarnos en el itinerario de peregrinación de la Virgen. Asimismo, damos gracias al equipo coordinador de la visita en nuestra diócesis, a los sacerdotes y párrocos, y a todas las personas e instituciones que colaboraron en cada visita.

Que el mensaje de Fátima siga latente en nuestro corazón y sepamos corresponder con amor a la Madre del Amor, quien nos promete: “Al final, mi Inmaculado Corazón triunfará”.

Galerías de fotos:

21 y 22 de octubre: https://bit.ly/2NnL0Mr

23 y 24 de octubre: https://bit.ly/36H4va8

25 y 26 de octubre: https://bit.ly/2Nm826l

27 y 28 de octubre: https://bit.ly/2NkQibi

40º Congreso Mariano: https://bit.ly/2qxz9lJ

Fuente: Comunicaciones Villarrica
Villarrica, 06-11-2019