Los abuelos son los llamados a transmitir la fe

Este domingo 13 de octubre la Arquidiócesis de Santiago celebró el “Día de los Abuelos” en la Parroquia de El Buen Pastor. La Delegación para la Pastoral Familiar invitó a reflexionar sobre su rol al interior de las familias.

 
Domingo 13 de Octubre de 2019
Ver Galería
"Ella vino a alumbrar todo", así describe la llegada de su primera nieta Ana María Escobar, de 60 años y hoy abuela de Mía de ocho años, Ignacia de seis y Trinidad de cinco. "Justo estábamos con una crisis matrimonial con mi marido y cuando llegó mi primera nieta, dio vuelta todo, todo, todo (...) estábamos a punto de separarnos después de 25 años de matrimonio".

Sus nietas viven con ella y dice que está feliz con eso. Le dicen cariñosamente la "mamma" y ellas saben que "las consiento mucho". Mía y Trinidad que la acompañaron a la misa cuentan que les gusta jugar, salir, ir al circo con su abuela y que ella les enseña a no "enojarse, a no pelear y también a rezar", y espontáneamente se ponen a rezar el Padre Nuestro como testimonio de eso. "Soy muy católica, creo mucho en Dios y me gustaría transmitirles eso, que ellas tengan mucha fe", dice Ana María.

La misa estuvo encabezada por el párroco padre Bernardo Faúndez que planteó que los abuelos son los llamados a transmitir la fe en la actualidad. Lo que reafirmó el delegado de la Pastoral Familiar José Manuel Borgoño "la Iglesia de Santiago ha querido que todo este mes reflexionemos sobre la familia y hoy en particular sobre los abuelos, sobre la importancia que tenemos en las familias. En el apoyo a los hijos cuando tienen niños pequeños, no solo el apoyo de cuidarlos sino también de la fe. Muchas veces por falta de tiempo o porque el mundo moderno los absorbe, les es difícil tener tiempo para transmitir la fe que tenemos en Jesús, por eso los abuelos cumplimos un rol muy importante ahí", tras contar que tiene diez nietos.

La eucaristía finalizó con una bendición para los abuelos presentes y se rezó un Ave María por los que ya no están. Dora Ford vivió ese momento con mucho recogimiento junto a su nieta Ivanna de seis años, "como ella se despertó temprano me la traje, ya está aprendiendo a rezar, ya le enseñé a rezar el Ángel de la Guarda antes de dormirse en la noche y ya se sabe persignar también", cuenta orgullosa. Tiene 55 años y dos nietos. "Ser abuela es como tener al hijo de uno pequeño denuevo, sólo que uno consiente más. Entonces cualquier cosa que ella se porte mal, empieza ¡abuela, abuela! uno es como la salvadora. Es lindo por eso, pues es un amor especial porque es como ver al hijo de uno pequeño, entonces uno trata de que todo lo que no hizo con él, o que lo regañaba ahora uno consiente más, es la consentida". Ivanna afirma y dice que se abuela es "muy divertida". Actualmente, Dora cuida a sus nietos, los lleva al colegio, van al parque, cantan, bailan, "yo me divierto mucho con ella" y espera que sus nietos la recuerden así "alegre como soy".


Unito de visita en la parroquia

De manera especial la comunidad este domingo fue recibida en la puerta Unito, símbolo de la Campaña del 1% de la arquidiocesis. En la misa se les entregó a los niños de la parroquia una Biblia de regalo. En la oportunidad, se explicó lo importante que es la donación y en qué se gasta ese dinero. Andrés Ramírez, integrante del Consejo Económico de la parroquia, explicó "Ustedes saben que nosotros manejamos dos comedores, parte de los gastos que ahí se generan se cubren con esto y mostró un cuaderno aquí llevamos todo". Además, agregó que sirve para que los niños no tengan que comprar su Biblia y que "sea un gesto de la comunidad que colabora con el 1% hacia las nuevas generaciones para que vayan conociendo la Palabra". Y terminó agradeciendo a todos su generosidad.

Fuente: Comunicaciones Santiago
Santiago, 13-10-2019