Gran cantidad de fieles se encomendaron a la Virgen de El Peral

Con fervor y alegría se vivió la fiesta patronal de la comunidad perteneciente a la parroquia “Inmaculada Concepción” de Punitaqui.

 
Domingo 13 de Octubre de 2019
Ver Galería
Un camino con sinuosas curvas que suben cerros, para luego bajar hasta un poblado en cuya entrada se aprecia una cruz de color verde, es lo que numerosos peregrinos vivieron la tarde de este domingo 13 de octubre para saludar a la Virgen del Rosario. Y no, no nos referimos a Andacollo, pues a pesar de la similitud, desde el tamaño de la Sagrada Imagen como todo lo nombrado anteriormente, es como si estuviera hecho a escala, excepto por una cosa: la fe de las personas.

Y es con mucho fervor se vivió esta tradicional fiesta religiosa en el pueblo de El Peral, ubicado al interior de la comuna de Punitaqui en el Valle del Limarí, hasta donde llegaron numerosos feligreses de toda la Arquidiócesis, junto a ex habitantes del pueblo, quienes cada año regresan para encomendarse a la Virgen del Rosario, así como también bailes religiosos que animadamente veneraron con danzas y melodías a la Madre del Señor.

En la feliz ocasión, que tuvo como lema María, servidora de los pobres, atiende nuestras súplicas, se celebró la Eucaristía Solemne y posterior procesión por las calles del pueblo, que presidió el Arzobispo René Rebolledo Salinas, en compañía del párroco del lugar, P. José Pérez Valencia. Este último, tuvo palabras en relación al sentido de la festividad en su versión 2019. “Sobre todo por la situación de sequía que nos encontramos viviendo en la zona, clamamos de alguna manera que hayan expectativas de revertir este lamentable escenario. Que la Virgen nos brinde esperanza en este periodo en que nos sentimos afligidos. Con su ayuda podemos salir adelante, depositando en sus manos el porvenir de la comunidad”, puntualizó.

En tanto, Mario Ortiz, originario del lugar y organizador de la fiesta religiosa, manifestó que, tal como rezaba el lema, en esta oportunidad ellos le ruegan a su Santa Patrona para que “atienda nuestras súplicas. Ha sido una fiesta de mucho trabajo, pero la vivimos con el corazón lleno de alegría y fe, como la que manifestaron cada uno de los peregrinos que, como cada año, llegaron en gran cantidad hasta El Peral para saludar a la Madre de Dios”.

Fuente: Comunicaciones La Serena
Punitaqui, 13-10-2019