Obispo Ramos: “trabajemos por una cultura del encuentro”

El administrador apostólico de Rancagua, en su homilía del Te Deum de Fiestas Patrias, hizo un llamado al diálogo respetuoso entre quienes tiene ideas diferentes.

 
Miércoles 18 de Septiembre de 2019
Ver Galería
Al celebrar un aniversario más del inicio del proceso emancipador de Chile, que comenzó el año 1810, monseñor Fernando Ramos Pérez, administrador apostólico de Rancagua, celebró el Te Deum en la Catedral de Rancagua.

En la oportunidad hizo un llamado a promover y trabajar por una cultura del encuentro.

Dirigiéndose a las autoridades regionales, provinciales, municipales, de las Fuerzas Armadas y Carabineros, y a todos quienes fueron acudieron a dar gracias a Dios por el don de la patria, el obispo señaló que “en estos días, los chilenos nos encontramos con parte de nuestra historia, tradiciones y cultura. Por eso festejamos, agradeciendo a Dios por lo que tenemos, pero también a los que nos antecedieron en esta tierra por el legado que nos dejaron”.

Ante distintas situaciones de violencia y crispación en el ámbito político y social, el obispo precisó que “la construcción de una cultura del encuentro se hace desde el diálogo, más aún cuando nos toca enfrentar situaciones complejas de tipo político, económico, social e ideológico. Aquí es donde debemos plantearnos todos cómo contribuir al diálogo, justamente como camino privilegiado para la superación de situaciones de crisis”.

En su homilía hizo un llamado al diálogo respetuoso entre quienes tiene ideas diferentes. “Para dialogar, es condición indispensable tender lazos y construir confianzas, donde el que piensa distinto deje de ser para mí un adversario a ultranza, para convertirse en alguien que puede ser un aporte ineludible a la solución en la búsqueda del bien común”, enfatizó.

El Obispo Ramos se refirió también a la acogida que se debe dar a los hermanos migrantes e hizo un especial llamado a orar por la lluvia, debido al problema de sequía que enfrenta la región.

Durante la ceremonia se oró por las autoridades, por los jóvenes y niños del país, por las familias, por los trabajadores, por la unidad, el respeto mutuo y por la paz.

La celebración llegó a su punto culminante con canto del himno del Te Deum.

- Texto completo de la homilia

Fuente: Comunicaciones Rancagua
Rancagua, 18-09-2019