Te Deum 2019

Celebrado Solemne Te Deum en Concepción

Con gran solemnidad se desarrolló el Te Deum, este miércoles 18 de Septiembre, presidido por monseñor Fernando Chomali, arzobispo de Concepción, en el templo catedral, con presencia de autoridades regionales, locales, parlamentarias, fieles y delegaciones del Ejército, Armada y servicios de Seguridad como Carabineros y Policía de Investigaciones.

 
Miércoles 18 de Septiembre de 2019
Ver Galería
El canto del Te Deum estuvo a cargo del Coro Aquidiocesano, que además cerró la celebración con el Himno Patrio.

En su mensaje, Monseñor recordó que año 1915 se estableció de manera oficial el 18 de septiembre como La conmemoración de la Independencia Nacional y el 19 de septiembre como la celebración de Todas las glorias del Ejército de Chile. Luego, destacó las bondades del país, su gente y sus recursos, agregando que “Chile es la patria que se esfuerza, y no sin dificultad, para lograr que se abrace el pasado con el presente para engendrar el país que queremos dejarle a las futuras generaciones”.

Se refirió a diversos temas. “Pero nuestro querido Chile, que reconocemos como el jardín del Edén, verde, frondoso, generoso, y dando frutos abundantes, tiene maleza, tiene cizaña, que a todos nos duele, nos duele mucho y que tenemos que erradicar, antes de que sea demasiado tarde”, precisó, agregando que “Chile tiene grandes dolores, que están entrelazados entre sí, el primer dolor, es la corrupción. Sin prisa, pero sin pausa, se ha ido colando entre los nervios de la vida política, pública, social, artística, eclesial, uniformada y económica de Chile. Cuanto nos duele”.

“La corrupción es el camino hacia la pobreza y al caos social, porque mina la confianza en las instituciones, porque debilita la fe pública, porque instala una sombra de duda sobre los pilares de nuestra patria fundada en el Estado de derecho y las leyes, porque empobrece la mismísima democracia que tanto queremos”, subrayó.

“Junto a ello hemos de cuidar, fortalecer y felicitar a los miles de compatriotas honestos y abnegados que tejen el tejido social. Es un deber de justicia, y los hay por miles. Gracias, muchas veces muchas gracias”, añadió.

Se refirió, por otro lado, a la problemática de la droga. “La corrupción de la que somos testigos, va de la mano de otro flagelo de nuestra sociedad: la droga, causa de tantos males, de tanta violencia, de tantas vidas humanas y familias destruidas”, denunció, agregando que “el tráfico y consumo de droga es multicausal, pero una de sus causas es la pobreza, la marginación social, la falta de una educación de calidad, de apoyo en la familia y un entorno seguro, acogedor y grato, así como las brechas sociales y económicas de los menos que tienen mucho y ostentan y los más que tienen poco y se sumergen en la desesperación”.

De paso lamentó la situación en SENAME. “Debiésemos darles un decidido apoyo, muy generoso y altruista, verdaderamente solidario para entregarle lo mejor a los niños y jóvenes”. Agregó que una situación compleja de los adultos mayores, migrantes y rechazó iniciativas que buscan legalizar la eutanasia. Habló, además, del valor del trabajo humano y llamó a promover una reforma laboral, pensando en la persona, haciendo notar que el trabajo no es una mercancía.
Resaltó la importancia de la educación y enfatizó que “lejos, la profesión más relevante en Chile es la de profesor. Ellos tienen en sus manos el presente y el futuro de Chile”, cuestionando la situación que viven muchos docentes.

Un punto abordado por Monseñor en su homilía estuvo referido a la situación del pueblo mapuche y animó a todos los sectores y especialmente al Gobierno a promover su definitivo reconocimiento. “No tengamos miedo de reconocer constitucionalmente al Pueblo Mapuche”.

Concluyó su mensaje expresando que “que Dios nos asista con su luz, su sabiduría y su amor en estos tiempos que nos ha tocado vivir, y entregar lo mejor de nosotros mismos para dejarle a las próximas generaciones lo que a nosotros la vida nos negó. Que Dios nos bendiga y la Virgen María nos cubra con su manto”.

- Texto completo de la homilia

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 18-09-2019