Te Deum 2019

Te Deum de Fiestas Patrias en Melipilla

Este viernes 13 se celebró en la Catedral de Melipilla el solemne Te Deum de Fiestas Patrias, presidido por el obispo diocesano don Cristián Contreras Villarroel. A la ceremonia fueron invitadas las autoridades regionales, delegaciones de colegios y comunidades.

 
Viernes 13 de Septiembre de 2019
Ver Galería
En la liturgia de la palabra se proclamaron las lecturas de Isaías 2,2; el salmo 71 y el evangelio de Lucas 17, 5-10. Este fue el marco para situar la homilía pronunciada a continuación.

El obispo subrayó la importancia de reunirnos como creyentes y como chilenos para orar por la patria y sus autoridades. No estamos al margen de la historia y esto nos impulsa a actuar como Jesús “que pasó por la vida haciendo el bien. El marcó la historia en un antes y un después”.

Recordó que ser autoridad es una importante responsabilidad “… quienes estamos constituidos en autoridad la ejerzamos siempre al modo de Dios, es decir, promoviendo la vida, haciendo que esta crezca, procurando que la persona alcance la estatura de hijo adoptivo de Dios.” Modelo de autoridad es Jesús mismo quien se presentará a sí mismo como figura auténtica de pastor, es decir, de la autoridad de Dios. Es hermosa la vocación de ser autoridad o pastor".

Reunirnos a orar por la patria “nos pone frente al misterio y a la vocación de nuestra historia… El cristianismo no es alienación de la historia. La promesa de un futuro que dará plenitud a la persona y a la historia nos compromete a hacer presente en el “aquí y ahora” esos valores y esa realidad que nos ha prometido el Señor Jesús.”

Orar por la patria “es poner en el centro de nuestros esfuerzos y proyectos personales y sociales al Señor de la historia. Dejemos que Dios sea Dios; que Dios tenga un lugar y una palabra que decir”.

Señaló luego, en el contexto del centenario de la muerte de Santa Teresa de los Andes y el jubileo al que el Para Francisco ha concedido a los conventos carmelitas, el significado de abrir las puertas.

“Sabemos que abrir puertas y ventanas en una casa cerrada produce una corriente de aire fresco que sus moradores agradecen porque se respira un aire nuevo.” ¿Qué puertas tenemos que abrir? Creo, dijo, “que hay por lo menos tres puertas que abrir en nuestra Patria y, por lo mismo, en cada uno de nosotros: La puerta de la confianza; La puerta de la fraternidad; La puerta de la misericordia.”

El llamado a abrir puertas es un llamado a la conversión. “El llamado a redescubrir el aire puro de la confianza, la riqueza de la fraternidad, la alegría de la misericordia es, por cierto, un llamado a la conversión a Dios, al Evangelio, al prójimo, al amor fraterno.”

Monseñor Contreras concluyó su homilía orando a Nuestra Señora del Carmen:

"Renueva, Señor, en tus hijos e hijas constituidos en autoridad la vocación de servicio. Que seamos solícitos a preocuparnos de todos los hermanos que están en el calvario de la cruz. Es esta la “voluntad de ser” de nuestro Chile.

Es esta “el alma de Chile”, como gustaba decir el Cardenal Raúl Silva Henríquez, que queremos ver reflejada transparentemente en el servicio de los más débiles, de nuestros enfermos, de las familias, de los migrantes, de nuestros jóvenes. Eso queremos renovar en este día del Señor y pedir a la Virgen Santísima del Carmen que nos asista en este santo y justo propósito. Así sea".

Fuente: Comunicaciones Melipilla
Melipilla, 13-09-2019
Documentos Adjuntos: