Iglesia de Concepción constituyó el nuevo Consejo Diocesano de Pastoral

Con excelente ánimo y en un espíritu de comunión, se desarrolló la jornada de constitución del Consejo Diocesano de Pastoral, con la presencia de monseñor Fernando Chomali y la participación de sacerdotes y numerosos laicos y laicas.

 
Domingo 18 de Agosto de 2019
Ver Galería
En la oportunidad, el vicario de Pastoral, presbítero Mauricio Aguayo, resaltó durante esta jornada correspondió elegir el Comité Permanente, de acuerdo a los estatutos de este nuevo organismo colegial y de carácter consultivo y asesoramiento del pastor. Este Consejo se constituyó para estudiar y valorar lo que se refiere a actividades relacionadas con el conjunto de la acción pastoral en la diócesis y sugerir conclusiones prácticas.

Monseñor Chomali reflexionó sobre la importancia de este nuevo espacio. Recordó la necesidad de vivir en profundidad la condición de seres humanos creados a imagen y semejanza de Dios. “No viviremos en la gracia de Dios si no nos dejamos cautivar por su palabra. Nosotros tenemos una sola misión: anunciar el Evangelio de Jesucristo, una misión que con el tiempo se ha ido explayando en los más diversos ámbitos de la vida humana. Todo está orientado al anuncio de Nuestro Señor”, recalcó.

“No sé por qué a nuestra cultura le cuesta decir no y al momento de concretar cambian de opinión y no pasa nada. En la Iglesia tenemos que aprender a decir que no y que sea un sí y asumir el compromiso.

Al Papa tenemos que decirle que sí. Debemos sentirnos orgulloso de tener un rol importante de la mujer en la Iglesia y específicamente en la UCSC hay dos vicerrectoras, seis decanas y se ha reconocido que tres áreas pastorales en Concepción están en manos de mujeres, que han hecho un buen trabajo. De esta manera hemos asumido el desafío de evangelizar con el apoyo de los laicos”, reflexionó.

Enfatizó que muchas cosas tienen que ser conversadas y discernidas para asumir la pastoral. “Por eso, sentimos la obligación de crear este Consejo Diocesano de Pastoral, para enfrentar las nuevas tareas. Es necesario, ayudar, pensar, reflexionar y analizar. Este Consejo está llamado a hacer análisis de la realidad social en nuestra diócesis. Este Consejo nos tiene que animar a todos a vivir, como decía san Juan Pablo II, la nueva acción evangelizadora, con nuevo ardor, nuevos métodos y nuevas expresiones. No tengamos miedo. Este Consejo puede hacer iniciativas importantes. Esta es una gran oportunidad de participar, ser propositivo y ser positivo”, subrayó.

Cristóbal Cifuentes, como secretario ejecutivo de este Consejo, comentó que “ha sido muy proceso muy importante, porque se ha visto la diversidad de la Iglesia, con la elección de sus integrantes. A pesar de las diferencias somos todos una misma Iglesia, a lo que el Papa Francisco nos ha llamado. Ha sido un proceso interesante y como lo ha planteado nuestro arzobispo es que este Consejo no sea un muro de los lamentos, sino que cada instancia, desde su carisma, proponga soluciones a los problemas pastorales de la diócesis”.

Eugenio Hernández, elegido como integrante del Comité Permanente, durante la jornada, afirmó que fue una sorpresa y constituye para él una gran responsabilidad. “En ese sentido, pedirle al Señor que sea Él que nos conduzca y nos regale el Espíritu Santo para anunciar a Jesucristo. Esta es una gracia que nos permite participar en la conducción de la Iglesia y la participación de los laicos. Nos anima, como dice el Papa, de hacer una Iglesia en salida hacia las periferias y no una Iglesia que caiga en pedazos. El consejo es una nueva realidad que acoge el sentir del pueblo de Dios y donde no sólo están nuestros sacerdotes y consagrados, sino también a los laicos, que tienen una voz importante”, expresó.

Claudia Pedreros, elegida durante el encuentro, señaló que “es una nueva oportunidad para seguir contribuyendo en esta Iglesia de la Arquidiócesis de Concepción. Es un gran desafío, porque hay que destinar tiempo y representar lo que son las personas de los decanatos y parroquias. Este Consejo será una instancia importante y de compromiso. El aporte de la mujer es muy enriquecedor para la misión de la Iglesia. Desde la perspectiva femenina algo se tiene que decir y ser escuchada”, indicó.

Marcelo Filippi, elegido desde el ámbito de la educación, dijo que es un privilegio y es una oportunidad de servir desde el área de educación. “Este organismo es relevante dentro de la diócesis, para el desarrollo de una Iglesia renovada y cada día mejor. Desde mi perspectiva, lo relevante es poder, de alguna manera, representar la voz del pueblo de Dios, de la gente que trabaja y que se esfuerza por hacer realidad una Iglesia mucho más comprometida con Jesucristo”.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 18-08-2019