II Seminario de Inclusión

Obispo de Temuco “Un corazón que pueda reflejar el corazón de Cristo Buen Pastor”

“En la medida en que se es acogido y amado, incluido en la comunidad y acompañado para mirar hacia el futuro con confianza, se desarrolla el verdadero camino de la vida y se experimenta una felicidad duradera”. SS Francisco

 
Jueves 30 de Mayo de 2019
Ver Galería
El sábado 25 de mayo se realizó en el Aula Magna de la Universidad Católica de Temuco el II Seminario de inclusión, cuyo lema fue “Desafíos de la Iglesia Católica: Acompañamiento a familias de personas en situación de discapacidad”, organizado por el Equipo de Inclusión del ITEPA y auspiciado por colegios que trabajan la inclusión en nuestra Diócesis, como son: Liceo Técnico Femenino Santa Cruz Ñielol, Colegio Santa Cruz de Temuco y el Instituto Claret.

Además, se contó con la participación de profesionales de la Educación del Colegios N° 3 de Boroa, Liceo Intercultural Técnico Profesional Guacolda, Escuela Particular N°2 Lonquimay y diversos agentes pastorales de la diócesis.

Se comenzó a las 9.00 horas con la oración a cargo de jóvenes del Liceo Técnico Femenino Ñielol, para luego dirigirse a los asistente monseñor Héctor Vargas, obispo de Temuco, para dar la bienvenida e inaugurar el II Seminario.

“ Me siento muy contento por este espacio, por esta instancia que habla del tremendo compromiso de la Iglesia; un compromiso social de siempre que arranca del Evangelio, con los últimos, con los pobres, con los débiles, con los necesitados. La oración que hemos tenido entrega efectivamente los contenidos. Al mismo tiempo como no dar gracias a Dios por ustedes que trabajan intensa y directamente en el ámbito de la discapacidad, con todo lo que ello implica y que por sobre todas las cosas sin duda que necesita, se requiere tener un corazón muy grande muy generoso, un corazón que pueda reflejar el corazón de Cristo Buen Pastor”.

El Obispo diocesano, entregó su mensaje inspirado en reflexiones del Papa Francisco al respecto. “ El trabajar en este ámbito, requiere una doble atención, la conciencia de la educación en la fe de la persona con discapacidad (…) Estas hermanas y hermanos no sólo son capaces de vivir una genuina experiencia de encuentro con Cristo, si no que son también capaces de testimoniar a los demás. Mucho se ha hecho en la atención pastoral de los discapacitados, hay que seguir adelante; por ejemplo reconociendo mejor su capacidad apostólica y misionera y antes aún, el valor de su presencia como personas, como miembros vivos del cuerpo eclesial “.

A continuación, se dirigió a los presentes la Mg. Carola Lara L., Equipo de Inclusión ITEPA, quien expuso el tema “Fases de aceptación de la discapacidad”.

Luego fue el turno de María Verónica Cajal, Consultora Especialista en Gestión de las ONG “Perkins International”: Temas de familia, discapacidad y educación física. Quien fue la invitada por los organizadores especialmente desde Córdoba – Argentina, quien realizó dos ponencias: “Familia y Discapacidad: ejemplo concreto y testimonio vivo de los padres” y “Los hermanos de personas en situación de discapacidad, compañeros de vida y ¿rivales?”.

También hubo momentos de sensibilidad y emoción a partir de testimonios de familias que han experimentado tener entre sus integrantes personas en situación de discapacidad, entre ellos, el testimonio de Enrique D´Etigny Lagos, “No hay nada malo con el Síndrome de Down” y de números artísticos preparados por los niños de los colegios participantes.

Finalizando el II Seminario “Desafíos de la Iglesia Católica, en el acompañamiento a familias de personas en situación de discapacidad”, el Pbro. Fernando Torres Molina, Director General de Pastoral de la Universidad Católica de Temuco, expuso al respecto.


Fuente: Comunicaciones Temuco
Temuco, 30-05-2019