Llegan reliquias de la Carmelita descalza Mariam, primera Santa Palestina

El 21 de mayo llegaron a la ciudad de Punta Arenas para luego recorrer varios lugares de Chile.

 
Jueves 23 de Mayo de 2019
Ver Galería
Fue una puntarenense la que conoció en Israel la historia de Santa Marian, una monja carmelita estigmatizada cuyos testimonios de vida resguardan en un monasterio de Belèn. Tal fue el impacto de esta trabajadora del área de la salud de Magallanes que se empeño en traer sus reliquias hasta el confin, sueño que esta viendo cumplido.

El día 21 de mayo recorrieron el hospital, la Ermita de Schoenstatt y la parroquia Santa Teresa de los Andes.
El 22 de mayo visitaron el centro Geográfico de Chile y hubo una solemne Misa en la Catedral de Punta Arenas.

Para hoy en tanto viajara a Porvenir y a las 20 horas en la parroquia Santa Teresa de los Andes se celebrara una misa.

Breve biografía

Mariam Baouardy nació el 5 de enero de 1846, en Galilea, luego que sus padres sufrieran la muerte de doce hijos. Confiados en Dios, los padres decidieron peregrinar a Belén para pedir la gracia de una hija.

Un año después del nacimiento de Mariam, nació su hermano Boulos.

El padre, a punto de morir, encomendó a Mariam de solo tres años de edad a San José para que fuera su padre y custodio. Tras la muerte del padre y de su madre, Boulos y Mariam son adoptados por tíos y son separados.

A la edad de 12 años, Mariam, que vivía en Alejandría, se entera que su tío quiere casarla. Decidida a darse totalmente a Dios, ella rechaza la proposición. Incluso pidió ayuda a un criado musulmán para enviar una carta a su hermano que vivía en Galilea.

El criado quería que Mariam se convirtiera al islam, pero tras el rechazo de la joven, le corta la garganta y la abandona en la calle. De aquel episodio, Mariam recuerda que falleció y entró al Paraíso. Allí vio a los ángeles, los santos y sus padres.

Mariam dijo que fue cuidada por una religiosa, que al parecer fue la Virgen María, y dejada en una iglesia. A partir de entonces, fue quedándose en casa de familias pobres que necesitaban ayuda.

En 1865 Mariam, de 19 años de edad, se encuentra en Marsella y entra en contacto con las Hermanas de San José de la Aparición.

Es admitida en la congregación a pesar de su escaso francés y su débil salud. Realizó labores propias del convento y cada semana comenzó a padecer los estigmas de Jesús.

Luego de dos años de noviciado, las religiosas, desconcertadas por los estigmas, le piden retirarse del convento.

La Madre Verónica estaba de paso en el convento de Marsella, conoció a Mariam y le ofreció llevarla al Carmelo de Pau.

El ingreso se concretó en junio de 1867. Al mes siguiente toma el nombre de hermana María de Jesús Crucificado.

En 1870 es enviada con un pequeño grupo a fundar el primer monasterio de las Carmelitas de Mangalore, India.

El 21 de noviembre de 1871 emite sus votos, pero vuelve la incomprensión en torno a su vida y debe regresar al Carmelo de Pau en 1872.

El 20 de agosto de 1875 emprende un viaje a Tierra Santa y gracias a su manejo de la lengua árabe, se gana la simpatía de los lugareños. El monasterio estuvo listo para el 21 de noviembre de 1876.

María de Jesús Sacramentado también comienza las gestiones para fundar el Carmelo en Nazaret. En medio de los trabajos de construcción llevaba agua a los obreros, pero cayó por una escalera y se fracturó el brazo.

Mariam murió días después, el 26 de agosto de 1878 producto de la gangrena a la edad de 32 años.

María de Jesús Sacramentado fue beatificada el 13 de noviembre de 1983 por San Juan Pablo II. El 17 de mayo de 2015 fue canonizada por el Papa Francisco

Fuente: Comunicaciones Punta Arenas
Punta Arenas, 23-05-2019