Siendo una singular y hermosa tradición Magallánica

Iglesia de Magallanes celebra las Glorias Navales con tradicional Te Deum

Autoridades civiles y militares y más de un centenar de fieles se reunieron durante la mañana del 21 de Mayo en la Iglesia Catedral de Punta Arenas para celebrar el tradicional Te Deum de las Glorias Navales.

 
Martes 21 de Mayo de 2019
Ver Galería
El Te Deum fue presidido por el Obispo de la Diócesis, Monseñor Bernardo Bastres Florence, a la celebración asistieron el Intendente de la región de Magallanes, diversas autoridades y la comunidad que rinde homenaje a los héroes del 21 de mayo de 1879.

En su homilía Monseñor Bernardo Bastres señalo: “Una singular y hermosa tradición Magallánica nos convoca nuevamente en este Templo Catedral, para celebrar la “gesta de Iquique” y dar Gracias a Dios por la acción generosa realizada por el Capitán de fragata Don Arturo Prat Chacón y los demás oficiales y hombres de mar. Sabemos que cada hecho histórico está precedido por etapas diferentes que lo han posibilitado. Una visión de la historia y de sus protagonistas en una época determinada, debe ser analizada en su totalidad: asumiendo el pasado, estudiarla desde el presente y proyectándola hacia el futuro. No se puede obviar ninguno de los tres momentos: pasado, presente, futuro. La omisión nos conduciría a enfrentar la historia como una sucesión de acontecimientos, sin la repercusión que de hecho tiene ella en nosotros. Todo esto cabe tenerlo presente a la hora de conmemorar la gesta de Iquique y del Capitán Arturo Prat. Encontrar el significado que tiene aquel hecho como resultado de la historia de una nación. Les invito pues a que, desde la Palabra del Señor que hemos escuchado, reflexionemos en torno al acontecimiento que hoy nos convoca.

¿Quiénes eran los hombres que se encontraban en el combate naval de Iquique o, mejor dicho, cómo eran aquellos hombres a quienes llamamos héroes? ¿Quién es el héroe? ¿Es un hombre de atributos especiales que parece predestinado?

Los sucesos de la rada de Iquique han de ser interpretados no aisladamente sino desde el acontecer que conforman los grandes procesos de la nación.

Arturo Prat se nos presenta como el gran héroe naval y junto a él oficiales y hombres de mar, que tripulaban aquellos barcos miserables.

El origen de Prat es de una familia de esfuerzo. La postración de su padre, obligó a su madre doña Rosario a tomar la responsabilidad de la familia. Una mujer de carácter definido, voluntariosa, inteligente, constante… Ella fue la verdadera formadora del niño Arturo, un niño débil, aquejado de problemas físicos al que debió cuidar durante casi ocho años mediante un tratamiento diario que, si no era penoso, constituía una dura rutina. Ella forjó el carácter de sus hijos en la rectitud, el apego a la verdad, la honestidad y a la actuación dentro de todas las normas éticas.

Si analizamos atentamente la trayectoria de la vida de Arturo Prat, notamos, como ya hemos señalado, que su proeza no fue un hecho improvisado, no fue una decisión repentina, sino el fruto de una moral sólida que demoró largos años en formarse. También hoy, debemos trabajar para que nuestros niños y jóvenes forjen aquel carácter que fundado en las virtudes y valores los proyecte en hombres y mujeres de bien que servirán a la patria en sus distintos ámbitos. Para ello y para nosotros Arturo Prat se convierte en un paradigma a seguir.

Encomendamos esta mañana a Nuestra Señora del Carmen, Estrella de Chile y Faro luminoso que alumbra los oscuros caminos del mar, a nuestra Armada, a sus hombres y a sus familias, para que siempre sientan su protección y su auxilio, y el agradecimiento sincero de sus conciudadanos por el servicio que prestan a nuestra Patria.

Fuente: Comunicaciones Punta Arenas
Punta Arenas, 21-05-2019