Obispado de San Bernardo rindió homenaje a sus héroes

Un día histórico e inolvidable se vivió en la comuna San Bernardo, con todos los honores fueron trasladados los restos del fundador de la cuidad y de 7 veteranos de la Guerra del Pacifico a la Cripta de la Catedral de San Bernardo.

 
Lunes 06 de Septiembre de 2010
Ver Galería
Con este emotivo y simbólico homenaje el Obispado de San Bernardo dio inicio a las celebraciones del Bicentenario Patrio.

El cuerpo de Don Domingo Eyzaguirre, fundador de la ciudad y los héroes de la Guerra del Pacifico, arribaron en procesión desde el Cementerio Parroquial de dicha comuna, trasladados en una cureña tirada por ocho caballos del Ejercito de Chile, para luego ser depositados en la Cripta de la Catedral de San Bernardo.

Las urnas contenían los restos de Don Domingo Eyzaguirre y Arechavala, fundador de la ciudad de San Bernardo y de los veteranos de la Guerra del Pacifico Coronel José Francisco Vargas Grosse; Mayor Ismael Soto Isla; subteniente Joaquín Barrientos Contreras; Vice Sargento 1º Juan Bautista Durán Durán; Cabo 2º José Luis Jeldres González; Soldado José Eufrasio González López y Juana Alcaino Ibarra (Cantinera de la Campaña del Pacifico).

El cortejo fue escoltado por Monseñor Juan Ignacio González, Sra. Nora Cuevas, Alcaldesa de San Bernardo, la Gobernadora de Maipo, Sra. Amparo García, autoridades civiles y militares de la zona, además de delegaciones de los diferentes estamentos de la comuna.

Los féretros recorrieron por más de una hora las principales arterias de la comuna, fueron homenajeados por toda la comunidad sambernardina, quienes con aplausos y banderas chilenas los despidieron.

En el frontis de la Ilustre Municipalidad una Compañía compuesta por las ramas del Ejército de Chile, Fuerza Aérea y Carabineros, le rindieron los honores militares.

Luego en las afueras de la Iglesia Catedral, el Obispo de San Bernardo rezó un respondo por el eterno descanso de sus almas. Y se le entregó la bandera de Chile a cada representante de la familia.

Al compás del séptimo de línea ingresaron los féretros hasta la cripta, momento de emoción para todos los asistentes. Luego, Monseñor Juan Ignacio esparció sobre las urnas Tierra Santa traída desde Jerusalén y agua bendita del Rio Jordán.

Esta iniciativa en conjunto con la Ilustre Municipalidad de San Bernardo dejará un legado histórico para las futuras generaciones de la comuna.

Fuente: Comunicaciones San Bernardo
Santiago, 06-09-2010